jueves, 1 de mayo de 2008

LOS JUEVES, MANDARINAS

Tengo el gusto (el placer, más bien) de presentarles la última aventura en la que me he embarcado: Mandarinas Asesinas.

Como viene siendo habitual de un tiempo a esta parte en esto de hacer tebeos, Cristina pasaba por allí. Si habéis leído la entrada de abajo, ella es la guionista de London Girl y, por regla general, solemos tener fructíferas sesiones de brainstorming. Aunque esta vez, no tuvimos ni que sentarnos a pensar.Tanto su blog como este nacieron prácticamente al mismo tiempo. Ella lo llamó Mandarinas Asesinas (ver link a la derecha) y dijo lo típico de "A ver si me haces algo para el blog", como quien dice de quedar algún día con todas las exnovias a la vez o de reunirse con todos los del instituto. Sin embargo, le tomé la palabra. Pero se la volví a dejar en su sitio y me puse a pensar en lo de las mandarinas. Cayó la noche justo después del atardecer y al día siguiente tenía que montarme en un avión rumbo al excitante 26º Saló del Cómic de Barcelona. Dejé de pensar.

Sin embargo, los de Iberia pensaron por mí y decidieron regalarme algo de tiempo en el aeropuerto. Cuatro horazas, concretamente. Las mismas durante las cuales nos metieron tres veces en un avión, pero sólo conseguimos despegar en una. Un show digno de un gag cansino de Cruz y Raya (valga la redundancia). Pero estoy divangando.

Ese tiempo, ese regalo de los dioses del aire, fue invertido en la creación de las primeras Mandarinas Asesinas y lo que serían a partir de ahora. La idea era (y aún es) esta: una tira semanal (que se puede convertir en media página cuando me sienta generoso o en acontecimientos clave), a color, teniendo como protagonistas a mandarinas conocidas por sus actos criminales, ya sean reales o de ficción. Por ejemplo: Mandolf Hitler, Charles Mandson, etc... Nos reunimos en Barcelona cuando los aviones de todos consiguieron aterrizar, lo cual no era tan sencillo, por mucho que lo parezca. Lo hablamos alrededor de unos croissant más tiesos que la mojama y ya estaba todo listo. Para abrir fuego (con perdón) comenzamos con Mark David Chapmandarino, el tipo que asesinó a John Le... Bueno, si lees la tira tiene más gracia (pero no mucha).

Es justo decir que, como todo esto nació gracias a que Cris le puso un nombre, a ella le cedo la exclusiva de las Mandarinas. Ella sube las tiras los martes, y yo haré lo propio el jueves siguiente. Es decir, algo más de una semana más tarde.

Pero terminemos ya que me da mucha rabia que me queden unos post tan largos.

Damas y caballeros, frikis y gafapastas... Aquí empieza...




1 comentario:

David Buceta dijo...

Mu Bien mu bien... me pasaré a menudo a ver que hay por aquí...

¡Un saludo!